Día de la Mujer…Odontóloga

Día Internacional de la Mujer…Odontóloga

Hoy, 8 de marzo, que celebramos El Día Internacional de la Mujer Trabajadora ó Día Internacional de la Mujer, que conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona, queremos hacer este pequeño homenaje a las mujeres que intentaron abrirse paso en el mundo de la odontología, para poder ejercer una profesión considerada exclusiva de los hombres. Un homenaje a sus luchas contra todas las oposiciones que encontraron, a su perseverancia y sus esfuerzos y con ello, queremos honrar sus logros.

Aún hoy podemos encontrar situaciones de desigualdad en muchos países. La Odontología es una profesión influenciada por el género, donde encontramos un “jefe hombre y subordinadas”, e incluso en la comunidad odontológica pocas mujeres tienen cargos en sociedades e instituciones dentales y la mayoría de los ponentes en cursos y congresos dentales también son hombres.

Históricamente y hasta hace poco, la mayoría de los dentistas era del sexo masculino, y las mujeres que se iniciaron en ésta profesión ejercían clásicamente desde el binomio “el odontólogo y la asistente dental”.

Las primeras batallas 

Las primeras referencias del ejercicio de la profesión por parte de mujeres las encontramos como ayudantes de sus esposos, eran las “compañeras del sacamuelas”, que habían aprendido el oficio, sobre todo en cuanto a la limpieza de la dentadura y a la prescripción de enjuagatorios y dentífricos.

 Cuando quedaban viudas intentaron continuar el oficio, como sucedió con la viuda de Don Ventura de Bustos que presentó instancia al rey Fernando VII para ser Dentista de Cámara de las Augustas esposas de la Corte de Madrid, acompañándola con varias certificaciones que la avalaban como dentista.

Teniendo presente que el papel de la mujer en el siglo XIX se reducía a ser madre y buena esposa, el trabajo o el estudio se le consideraban impropios, contando en primera instancia con la oposición familiar, y en la misma tónica, ni los centros de enseñanza estaban pensados para ellas, ni los centros sanitarios les permitirían ejercer la profesión.

No hay que ahondar mucho en la literatura de la época para encontrar frases tan ilustres como éstas:

Pues Dios no las dotó del ingenio que piden los negocios mayores, ni de fuerzas,….“….las que son menester para la guerra y el campo, mídanse como lo que son y conténtense con lo que es de suerte y entiendan en su casa y anden en ella, pues las hizo Dios para ella sola” …de Fray Luis de León

Les estaba vetado por tanto todo tipo de enseñanza que no fueran las propias de su sexo: cómo criar los hijos, llevar una casa, preparar la comida, limpiar la casa o mantener la ropa y sobre todo a cuidar de sus esposos, en una sociedad como la que era: católica, conservadora y patriarcal.

Las primeras dentistas en España

Pese a tantas oposiciones, nos encontramos con la lucha y perseverancia de mujeres como Doña María Rajoo, la primera mujer que empezó a ejercer como dentista en España (1800).

A la que siguieron:

  • Norberta Murga (1837)
    Teresa Martínez (1843)
    Polonia Sanz (1849)
    Manuela Aniorte y Paredes de Sales (1850)
    Antonia Infante (1850)
    Carolina San José (1851)
    María Janini de Pastor (1879)

Polonia Sanz y Ferrer, fue una de las pioneras en la odontología mundial, al obtener la certificación oficial en el año 1849, autorizada por la Academia de Medicina y Cirugía de Valencia, para ejercer la profesión dental, después de reiteradas instancias a S.M. para ser admitida en la Universidad de Valencia. En la concesión se restringía su profesión en el ejercicio quirúrgico en el que debía estar acompañada de un facultativo.

No es de extrañar que los varones dentistas de la Corte se levantaran en su contra.

Manuela Aniorte y Paredes de Sales, fue también autorizada y reconocida oficialmente por la Universidad de Valencia, después de quedar viuda de su marido con quien ejerció la profesión. En 1873 publicó “El Arte del Dentista”, primer libro de Odontología escrito por una mujer. A ella se le reconoce también el hecho de haber sido la primera persona y mujer en España que pide al Gobierno la instauración de la Enseñanza Oficial de la Odontología.(1871)

En 1875, se produce un gran avance en la profesión odontológica al conseguir Cayetano Triviño que el Gobierno cree la titulación de Cirujano Dentista, (dada la baja categoría de las diversas profesiones dentales en la época), a la que se suma la petición de Dolores González que solicita la autorización a presentarse a los exámenes de esta nueva titulación.

Fue Doña Francisca García, quien en 1878 obtuvo el titulo por el Colegio Español de Dentistas de Madrid, siendo la primera mujer legalmente capacitada para ejercer.

El mayor hito en esta lucha por la igualdad se consiguió en 1883, cuando el Rey Alfonso XII autorizó a las mujeres a ejercer la profesión de cirujano-dentista “en las mismas condiciones que los hombres”.

En 1901 se creó la profesión de Odontólogo. En sus primeros 15 años de existencia, tan sólo tres mujeres pudieron obtener el título que las acreditaba para ejercer como odontólogas: Clara V. Rosas (1908) que se convierte, en sentido estricto, en la primera odontóloga titulada española, haciendo lo propio un año después Federica Fernández Cortés y Casellas y Josefina Landete antes de 1915.

Y el 2 Septiembre de 1910 se habilitó a la mujer para “concurrir en igualdad de condiciones con los hombres a cuantas oposiciones o concursos anunciara el Ministerio de Instrucción Pública”.

Un largo camino sin duda, para conquistar derechos vetados a la mujer simplemente por el hecho de serlo. Anotar incluso que el acceso a la Universidad intentó igualmente prohibirse a las mujeres, estableciendo “medidas preventivas” para evitar la finalización de sus carreras (en 1882 se prohibió el acceso de las mujeres a la Enseñanza Superior e incluso, algo más tarde, a la Segunda Enseñanza), después de que algunas mujeres como María Elena Maseras Ribera se matriculara en medicina en 1872 ante la sorpresa del legislador que no pudo impedírselo porque no estaba expresamente prohibido…(ni se le había ocurrido que se pudiera presentar semejante extravagancia).

Hasta 1910, no se firmaba en España la Real Orden que permitía el acceso de las mujeres a la universidad.

Y ya en el siglo XX, aún continuaron arrastrando esa mentalidad que les impedía el acceso a la Educación, y aunque hubo un alza de mujeres universitarias, pocas eran las que ejercían su carrera después de licenciarse.

  • Se debían al hogar, al cuidado de marido e hijos y a la atención doméstica.
  • El estudio de la anatomía por parte de una mujer se consideraba vergonzoso.
  • Y como las mujeres eran frágiles no tenían la fuerza física para ejercer la “dentistería”. Negándoseles así la habilidad técnica y la posibilidad de obtener conocimientos mecánicos para la realización de prótesis.

En 1948 fue cuando se produjo el cambio de Escuela de Odontología a Escuela de Estomatología, con los títulos de Licenciado y Doctor Médico-Estomatólogo). Fue Elena Barbería la primera mujer española en alcanzar una Cátedra en Escuela de Estomatología, con lo que la mujer entra así con pleno derecho en la especialización de esta carrera y de esta profesión, sea llamada Dentista, Odontóloga o Estomatóloga.

Nuestro tiempo

Actualmente y afortunadamente la incorporación de la mujer a la odontología es masiva, y la diferencia de género se ha reducido considerablemente, la tendencia es la creación de grupos mixtos y la disminución de los roles ligados al género en el consultorio dental.

Incluso existen Asociaciones de Mujeres Dentistas en España, como AMUDENES.

Hoy honramos a estas mujeres, y felicitamos a todas las que con su simple quehacer diario, continúan luchando por convertir en hecho el derecho a la igualdad, que como dijo Homoré de Balzac en 1799, “…tal vez sea un derecho, pero no hay poder humano que alcance jamás a convertirla en hecho”, y ya han pasado unos añitos de estas palabras.

Fuentes: Conferencia: La Mujer y la Odontología en el Espejo del Tiempo Dra. Mª. del Pilar Martín Santiago Médica-Odontóloga – AMUDENES (Asociación de Mujeres Dentistas de España)

Image credits: Dental Poster Art

Para estar al día de las mejores recomendaciones bucodentales síguenos en Facebook , Twitter, Google+ y Youtube.

Clínica ValleDental Lucena pone a tu disposición los tratamientos y la tecnología más avanzada, así como el mejor equipo médico especialista, para ofrecerte la asistencia bucodental más completa.

Estamos en: Avenida del Parque, 13 | 14900 Lucena | Córdoba | T: 957 50 99 26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Contacta con Nosotros

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Síguenos en Instagram

Síguenos en Google+